COLD BREW: TENDENCIA EN ELABORACIÓN EN FRÍO

COLD BREW

Tres variables son fundamentales para el café preparado en frío: la temperatura del agua, el tiempo de infusión y el grosor de la molienda. El Cold Brew revela nuevos sabores y aromas, ya que el grano de café no tiene la misma reacción en un medio caliente que en uno frío.


El término Cold Brew, como su propio nombre indica, hace referencia a la preparación de café a baja temperatura, pero no debe confundirse ni con el frappe ni con una simple infusión fría porque se trata, en esencia,  de un tipo de elaboración. Esta fórmula alquímica posee, como toda poción, secretos para elaborarla.


Uno de ellos es que se obtiene a través de un proceso de inmersión o percolación en frío, este último conocido como cold drip, o a temperatura ambiente, desde el principio hasta el final de su producción, que puede durar entre 3 y 24 horas, dependiendo del método y fórmula (y la paciencia) del maestro cafetero. En este sentido, es muy diferente al café que se prepara rápido y con agua caliente, no solo por el tiempo sino por el sabor que se obtiene.


COLD BREW

Dependiendo de las proporciones entre agua y café, conocidas como ratios, y el tiempo de extracción, principalmente, la preparación final puede estar lista para beber, (RTD – ready to drink, en inglés) o estar concentrada, necesitando ser diluida posteriormente para reducir su concentración. ¡Aunque si te gustan las emociones fuertes siempre puedes tomar un cóctel concentrado! Para degustar el mejor Cold Brew la molienda debe ser gruesa. Esto no es un capricho. El motivo radica en los largos tiempos de extracción en comparación con bebidas preparadas con agua caliente. Una de las características que otorgan al cold brew su cualidad de bebida diferente es cómo afecta el agua fría a la extracción de los componentes del café. En frío, se consigue una bebida con un 60-70% menos de acidez, menos amarga, y…¡con menor extracción de cafeína! ¿Te has preguntado alguna vez por qué los envases son tan grandes? ¡Ahora ya lo sabes!

Justamente, uno de los atractivos de esta bebida, además de que es perfecta para el verano, es su capacidad de personalización: puede tomarse con hielo, rebajarse con leche o suavizarse con más agua. Se trata de probar varias combinaciones hasta encontrar la preferida, por eso dejamos la receta y ¡que comiencen los experimentos!

 

RECETA

Colocar 150 gr de café molido (molienda gruesa) en una jarra de vidrio con 1 litro de agua natural o fría. Revolver para mezclar (no te preocupes si el molido queda en la superficie) y cerrar. Dejar reposar durante 16-24h dentro o fuera de la nevera. Filtrar el contenido usando un filtro de papel o tela previamente humedecido y poner en el frasco nuevamente. Esta receta dará como resultado una bebida ligeramente concentrada. Para diluirlo se recomienda añadir dos tazas de agua por cada taza de café. Puede durar hasta 15 días si se conserva en frío.




Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

COMO PREPARAR EL MEJOR HELADO DE CAFÉ
COMO PREPARAR EL MEJOR HELADO DE CAFÉ

¡Te va a encantar este helado de café casero! Cremoso y con el sabor a café Viaggio Espresso que tanto gusta. En pocos minutos y con solo cuatro ingredientes tendrás un exquisito helado de café en tu congelador listo para servir.

Ver artículo completo →

ANÍMATE CON UN TIRAMISÚ CASERO
ANÍMATE CON UN TIRAMISÚ CASERO

Si hoy te levantaste con ganas de aprender y probar algo nuevo, no puedes perderte esta riquísima receta de tiramisú. Prepara este típico postre italiano con tu café Viaggio Espresso favorito y disfruto con los tuyos. ¡Les encantará!

Ver artículo completo →

El Affogato
Affogato, la receta de café con helado para este verano

El Affogato, originario de la ciudad de Milán, que en español significa “ahogado”, se prepara vertiendo una taza de café sobre helado. Este postre, que también se considera una bebida, puede acompañarse con un poco de licor y, por qué no, con frutos secos.

Ver artículo completo →