CAFÉ Y QUESO: UNA COMBINACIÓN PARA SIBARITAS

CAFÉ Y QUESO

En el arte culinario todo vale. Lo importante es estar dispuesto a probar nuevos sabores, texturas, aromas e ingredientes. En este post te hablamos de la nueva tendencia de maridar café con quesos, una experiencia que despierta los sentidos.


El queso le queda bien a todo, incluso al café. Este maridaje perfecto, pero poco conocido, es sin duda una sorpresa cuando llega a la mesa. El café es una de las bebidas más populares del mundo. Caliente o frío; en grano, cápsula o molido, tiene adeptos por el mundo entero y es la segunda bebida más consumida después del agua.


Los más prestigiosos baristas concluyen que este néctar milenario es un compañero ideal para el queso porque corta su salinidad y limpia el paladar dejándolo listo para degustar el próximo bocado. Al principio puede sonar extraño, pero luego cobra sentido cuando la acidez de uno y la cremosidad del otro se potencian en el paladar y explotan en la boca.  

 

CAFÉ Y QUESO

Si el café es de tueste suave, cuerpo ligero y acidez alta, lo recomendable es combinarlo con quesos cremosos como el Brie o el Camembert. Si prefieres el queso azul, este ofrecerá un toque distintivo cuando se acompañe con un café de acidez media. No es necesario ser un experto para disfrutar de esta experiencia. Aquí te dejamos algunas reglas generales para vivirla como un profesional. Para el café de tueste oscuro, con buen cuerpo y menor acidez, el Raclette y el Emmental son excelentes opciones.
Ahora bien, si eres amante de los quesos ahumados como el Mimolette añejado o un Comté,  o los quesos semigrasos madurados, como el Parmesano, estos alcanzan su máximo esplendor acompañados por una taza de café con elevada acidez.


Por regla general, los quesos con notas dulces como el Gouda o el Ricotta se amalgaman mejor con un café de acidez baja.


RAREZAS GASTRONÓMICAS CON SELLO FRANCÉS


¿Quién no ha caído en la tentación de mojar el croissant en el café?  Visto por algunos como de mal gusto y por otros como un momento mágico, lo cierto es que es una costumbre francesa que sobrepasa los límites de la pastelería y alcanza el mundo de los quesos. Tanto es así, que en Francia “sopear” el queso en un humeante tazón de café es una vieja tradición.


En el norte francés el café matutino se sirve junto a un delicioso trozo de queso llamado Maroilles, popular por su intenso sabor y su fuerte aroma. A diferencia de la aristocracia parisina que acompañaba sus desayunos con pan y mermelada, los norteños lo hacían con este queso, una costumbre que nació entre la clase trabajadora minera y que hoy se convirtió en un hábito delicatessen que solo los más arriesgados pueden disfrutar.




Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

COMO PREPARAR EL MEJOR HELADO DE CAFÉ
COMO PREPARAR EL MEJOR HELADO DE CAFÉ

¡Te va a encantar este helado de café casero! Cremoso y con el sabor a café Viaggio Espresso que tanto gusta. En pocos minutos y con solo cuatro ingredientes tendrás un exquisito helado de café en tu congelador listo para servir.

Ver artículo completo →

ANÍMATE CON UN TIRAMISÚ CASERO
ANÍMATE CON UN TIRAMISÚ CASERO

Si hoy te levantaste con ganas de aprender y probar algo nuevo, no puedes perderte esta riquísima receta de tiramisú. Prepara este típico postre italiano con tu café Viaggio Espresso favorito y disfruto con los tuyos. ¡Les encantará!

Ver artículo completo →

El Affogato
Affogato, la receta de café con helado para este verano

El Affogato, originario de la ciudad de Milán, que en español significa “ahogado”, se prepara vertiendo una taza de café sobre helado. Este postre, que también se considera una bebida, puede acompañarse con un poco de licor y, por qué no, con frutos secos.

Ver artículo completo →